Cómo limpiar manillas de puertas. Trucos infalibles.

Como-limpiar-manillas-de-puertas-Trucos-infalibles.

Tan importante como seleccionar las manillas de las puertas, es mantenerlas en perfecto estado. En ocasiones, el uso diario puede provocar cierto deterioro con el tiempo. Sin embargo, si aplicamos algunos trucos para limpiar las manivelas de las puertas de interior conseguiremos que permanezcan como nuevas más tiempo. Permanece atent@ porque te damos una serie de consejos para que siempre estén como el primer día.

En muchas ocasiones, escogemos el producto inadecuado para limpiar las manillas de las puertas. ¿Cuál es el resultado? Más que limpiarlas, lo que conseguimos es eliminar el brillo original de las manivelas y sus placas, perdiendo su belleza original.

Para evitarte esas situaciones, desde Tiendamanilla.com compartimos contigo unos consejos infalibles para el mantenimiento y cuidado de las manillas de puertas de tu hogar. Sigue estos trucos y aplícalos. ¡Notarás sus efectos!

Consejos para la limpieza de manillas para puertas.

Productos específicos

Lo primero que tienes que saber es que tienes que utilizar productos específicos para limpiar manillas de puertas.

Cada una de las manillas para puertas está creada de un material diferente, es por ello por lo que tendremos que conocerlo y encontrar el artículo adecuado.

  • Aladdin, Algodón Mágicoalgodon-magico-para-la-limpieza-de-las-manillas
    • Por ejemplo, un artículo que funciona muy bien para limpiar el latón es Aladdin algodón mágico. Simplemente tenemos que coger un poco de este algodón y frotarlo suavemente sobre la superficie de la manilla. A continuación, cogeremos un trapo limpio y nos aseguraremos de sacarle brillo.
  • Amoniacoamoniaco-para-limpiar-manillas-de-puertas
    • El amoniaco también suele funcionar muy bien. Es importante mezclarlo con agua a partes iguales para evitar deteriorar el material y cualquier posible contaminación por contacto. Una vez hecho, introduce en esa composición la manilla de la puerta que quieres limpiar.

      Simplemente tendrás que esperar para conseguir unos resultados increíbles. En el caso de que no funcione, es problema de que has utilizado demasiada agua y necesitarás añadir más amoniaco.

      Finalmente, tendrás que secarlos y barnizarlos con una sustancia especialmente diseñada para cada tipo de material.

¿Qué artículos no son recomendables para la limpieza de manivelas?

También es importante comentar los productos que no debemos utilizar para mantener el brillo de las manillas para puertas. Lo que nos tiene que quedar claro es que, debido a la importancia del material, hay que utilizar siempre artículos especialmente diseñados para la limpieza de manillas para puertas.

 No debes de utilizar los limpiametales tradicionales ya que es una opción muy ineficaz. No nos ayudarán a conseguir el resultado que queremos y podremos ver cómo se va a acumulando suciedad, algo que será totalmente antiestético.

Productos de mantenimiento

También es importante fijarse en artículos para el mantenimiento de las manillas para puertas. De esta forma, evitaremos que pierdan ese brillo tan característico.

 El amoniaco es uno de los grandes aliados. No obstante, una solución interesante, efectiva y sencilla es el uso de detergente, agua y un trapo limpio.

 Básicamente el procedimiento es el mismo que en el amoniaco: debemos mezclar el detergente con el agua y sumergir la pieza. Después la sacaremos bien y pasaremos a relucir su brillo con un cepillo especial para ello.

 Sencillos pasos pero seguros. Mantén tus manillas de las puertas como el primer día.

 

¡Es sencillo, económico y rápido!

2 comentarios de “Cómo limpiar manillas de puertas. Trucos infalibles.

  1. Lilia Enriquez dice:

    No es fácil conseguir amoníaco en estado puro, puede ser algún otro producto de limpieza que lo contenga?
    Muchas gracias por la respuesta

    • laura dice:

      Buenos días, para limpiar tus manillas de latón tienes que comprar amoniaco, del que venden en cualquier supermercado, no tiene que ser puro, viertes en un bol amoniaco mezclado con agua a partes iguales o mas agua que amoniaco, y metes tus manillas, dejas actuar, aclaras y si ves que no están muy bien le pasas un trapito con jabón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *